Sobre embarazos y nacimientos múltiples





Cada 26 de setiembre se celebra el Día Mundial de los Nacimientos Múltiples, si bien en nuestro país no está muy difundido este día, en otros, como en España, se realizan diferentes actividades.


Un embarazo múltiple es aquel en el que se desarrollan varios fetos al mismo tiempo, en su mayoría son dos, pero puede ocurrir que sean más, por eso lo llamamos múltiples y no solo gemelar.


Los embarazos y nacimientos múltiples han ido en aumento debido a múltiples causas, el retraso en la edad de la maternidad y las técnicas de reproducción asistida han sido el mayor de los factores responsables del incremento de estos nacimientos


Pero, debemos diferenciar entre mellizos y gemelos:


Los mellizos se forman cuando dos óvulos distintos son fecundados por dos espermatozoides distintos. Los dos embriones formados no son genéticamente idénticos y pueden ser de diferentes sexos.


Los gemelos se forman cuando un único embrión, formado por un óvulo y un espermatozoide, se divide formando dos embriones. Los embriones son genéticamente idénticos por lo cual serán del mismo sexo. Pueden tener placenta y sacos estacionales separados o compartir placenta.


La llegada de un bebé siempre es un enorme cambio en la vida de la pareja, la transición a la mapaternidad es uno de los mayores desafíos que enfrentan las familias y cuándo hablamos de más de uno es más complejo y puede suponer un verdadero shock. Las expectativas cambian suponiendo un verdadero cambio, no es algo que se espera. La noticia sorprende a toda la familia, aun cuando estaba dentro de las probabilidades.


Se mezclan sentimiento como alegría y emoción con incertidumbre, ansiedad y miedo a lo que vendrá, lo que cambiará incluso si es el primer embarazo o ya existen otros hijos.


Sin duda gestar a más de un bebé es una excepcionalidad y como tal requiere de cuidados especiales, que marcan no solo el embarazo, si no el nacimiento, la lactancia y hasta la crianza. El parto prematuro es una alta probabilidad en estos casos, lo que supone otro gran desafío.


Tener apoyo del equipo de salud, del entorno, de otras familias que han pasado por lo mismo se vuelve fundamental. No se puede atender de manera simultánea a dos bebés, por lo que el trabajo en equipo entre mamá y segundo cuidador es clave en la crianza de múltiples.


Se inicia una aventura maravillosa, en el momento de la concepción y durante toda la gestación, dónde la mujer va construyendo el vínculo con sus bebés. A su vez, los bebés también construyen su propio vínculo ya desde la panza, no son bebés solitarios.


Es importante tener momentos de contacto con cada bebé, piel con piel, el porteo es una maravillosa herramienta muy bienvenida en caso de múltiples también. Organizar el hogar, los espacios, los horarios, las rutinas, planificar las compras y demás será de mucha ayuda. La vida con múltiples es un desafío constante.


Ser familia de múltiples es sin duda todo un reto, pero es también un regalo y un privilegio.


Un reconocimiento especial a todas las familias que viven esta experiencia.


Ximena Querol

Coordinadora académica de Iulam

Entradas destacadas
Entradas recientes