top of page

Sueño infantil: la influencia de la genética y su impacto en la práctica clínica



El sueño es un componente fundamental para el desarrollo físico y mental de los niños. Sin embargo, los patrones de sueño varían considerablemente entre individuos, y algunos niños experimentan dificultades para conciliar el sueño, despertares nocturnos frecuentes o un sueño insuficiente.


En los últimos años, la investigación ha arrojado luz sobre el papel crucial de la genética en la regulación del sueño. Se ha estimado que alrededor del 40% de las variaciones en los patrones de sueño se pueden atribuir a factores hereditarios.


Comprensión de la genética del sueño:

Los estudios de gemelos y análisis de asociación del genoma completo (GWAS) han permitido identificar variantes genéticas asociadas a dos aspectos primordiales del sueño: el insomnio y la duración del sueño.

  • Insomnio: Los niños con predisposición genética al insomnio suelen presentar mayor dificultad para conciliar el sueño, despertares nocturnos y somnolencia diurna.

  • Duración del sueño: Aquellos con predisposición a dormir más horas, efectivamente duermen más, pero también pueden experimentar más despertares nocturnos.


Estudio relevante:

Un estudio publicado en la revista "Journal of Child Psychology and Psychiatry" evaluó la influencia de los genes en el sueño de más de 2.000 niños desde la infancia hasta la adolescencia. Los investigadores encontraron que:

  • Los niños con mayor predisposición genética al insomnio presentaban más problemas de sueño a lo largo de su desarrollo.

  • Los niños con mayor predisposición a dormir más horas efectivamente dormían más, pero también tenían más despertares nocturnos en la adolescencia.


Implicaciones para la práctica clínica:

La comprensión de la genética del sueño, como la aportada por este estudio, tiene importantes implicaciones para la evaluación y el manejo de los trastornos del sueño en la población infantil:

  • Evaluación:

  • Historia familiar: Indagar sobre patrones de sueño en familiares puede ayudar a identificar una posible predisposición genética.

  • Estudios genéticos: En algunos casos, pruebas genéticas específicas pueden estar indicadas para identificar variantes genéticas asociadas a trastornos del sueño.

  • Manejo:

  • Intervenciones personalizadas: La predisposición genética puede ser un factor a considerar al individualizar las estrategias de intervención para los trastornos del sueño.

  • Asesoramiento genético: Brindar información y apoyo a las familias sobre las implicaciones genéticas del sueño y su potencial impacto en la salud a largo plazo.


Consideraciones adicionales:

  • Factores ambientales: Si bien la genética juega un papel importante, los factores ambientales también influyen en el sueño. Es crucial considerar el contexto familiar, social y conductual del niño al evaluar y abordar los problemas de sueño.

  • Enfoque integral: El manejo de los trastornos del sueño en la infancia debe ser integral e incluir estrategias conductuales, educativas y, en algunos casos, intervenciones farmacológicas.


La genética, como la estudiada en este artículo, es un factor fundamental que contribuye a los patrones de sueño y a la susceptibilidad a los trastornos del sueño en la infancia. La comprensión de este componente genético es crucial para el diagnóstico preciso, la intervención personalizada y el asesoramiento adecuado de las familias. La colaboración entre profesionales de la salud, incluyendo genetistas, pediatras, psicólogos del sueño y otros especialistas, es esencial para garantizar un enfoque integral y efectivo en el manejo de los trastornos del sueño en la población infantil.


Referencias:

Comments


Entradas recientes
Buscar por etiqueta

Conoce nuestra propuesta académica para 2024

Educación Positiva Infantil
Asesora en lactancia materna
Certificación en Puericultura
bottom of page